Seleccionar página

Reflexiones

La fotografía, como material tangible o intagible (si hablamos de fotografía digital), no es lo que nos emociona, no es lo que nos transporta a otra época, nos trae recuerdos y nos emociona.

Todo ese torrente de sensaciones no lo provoca la imagen, lo que hace de la fotografía algo especial, es la capacidad de hacernos revivir el momento exacto en el que esa foto fue tomada, y si dejamos que nuestro recuerdo se expanda, seremos capaces de recordar tanto lo que aparece, como lo que no aparece en esa foto.

Sólo si somos capaces de ir más allá y ver las historias de las personas que aparecen en las imágenes, seremos capaces de entender que la fotografía no es solo fotografía.

Nosotras

Al principio nos unió la fotografía, pero después vimos que teníamos más cosas en común: la maternidad, el amor por la luz, el sentido del humor y la capacidad de disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

Hablamos mucho, trabajamos codo con codo. Buscamos ese nexo que nos une que hace que trabajar juntas sea una experiencia maravillosa.

Juntas nos complementamos, los defectos de una son las virtudes de la otra, y así es como se crea un gran equipo.

 

Ana dice de Ana:

“De pequeña quise ser veterinaria, arqueóloga y bailarina. Mi madre siempre fue la artista, la que pintaba, cosía, y tocaba la guitarra. Siempre pensé que mi futuro estaba entre libros. Tras trasladarme de nuevo a Asturias desde Madrid (una época de mi vida que en la que me orienté a la enseñanza), mi afición, se convirtió en mi profesión. Desde entonces, gracias a la gente que me rodea y no ha parado de empujarme al abismo del emprendimiento, he seguido formándome de continuo, aprendiendo sin parar. Así que, sí, sigo entre libros. Por supuesto, ahora mi madre dice, que ella ya sabía que tenía el arte en las venas y, las madres, siempre tienen razón.

No puedo vivir sin un bocata de jamón de vez en cuando, y me pierde la comida basura en general, aunque me encanta presumir de mi batalla contra el consumo de azúcar (tengo derecho a contradecirme).

Vivo rodeada de niños, perro, gato y planta carnívora. Los animales en mi vida son un imprescindible”.

Ana dice de María:

“Si algo me impresionó de María cuando la conocí a través de su fotografía, fue su uso de la luz. Tiene un ojo que muchos fotógrafos han tardado en conseguir años y, a ella, le sale de forma natural. Ha estado años estudiando a los grandes, viviendo en Italia, y empapándose del arte de verdad. Dicen por ahí, que “todo lo malo se pega”, yo voy a añadir a este dicho popular: “que lo bueno también”. Por eso ella sabe mirar de esa forma tan especial, transformando sus fotografías en los cuadros y obras que tanto admira.”

 

María dice de María: 

“Siempre me han maravillado esas personas que desde pequeñas tienen clarísimo cual es su vocación, porque, a mi me gustaban tantas cosas que no sabía muy bien hacia donde tirar. Pero, si un denominador común tenía todo eso que me gustaba, era el Arte, así que, testaruda como soy, y desoyendo las sabias palabras de mi madre (que me decía que con Historia del Arte estaba abocada a engrosar las listas del paro), allá que me fui yo, a la Facultad de Geografía e Historia. Y la verdad, nunca me arrepentí (y esto no es por llevar la contraria a mi madre). Después de dar algunos tumbos por el Mediterráneo, el amor me trajo hasta el Cantábrico, y la maternidad me devolvió una afición abandonada, que esta vez pude entender de verdad y que, desde entonces, forma parte de mi vida.”

María dice de Ana:

“De Ana podría decir muchas cosas (y todas buenas) como fotógrafa, pero creo que en su fotografía es casi más importante lo que es ella que lo que sabe hacer con la cámara. Y es que todo ese sentido del humor y esa gran sensibilidad que ella tiene, el tener la capacidad de ver lo que es importante para ti y captarlo en imagen, el saber como te vas a sentir ante ciertas situaciones y adelantarse a ellas, todas esas cualidades, junto con unas capacidades técnicas indudables, la hacen una fotógrafa única. De verdad os digo que no podría tener mejor socia en este camino.”

¿Quieres saber cómo trabajamos?

Si esto te sabe a poco, puedes seguir nuestras aventuras y desventuras en nuestro Blog.

No te engañes, nosotras de fotografía hablamos poco, porque lo que en realidad nos gustan, son las historias, y no hay historias más bonitas que las que captamos con nuestras cámaras: Las vuestras.

Pin It on Pinterest

×

¡Hola!

Nuestro horario de atención al cliente es de 10:00 a 13:00 y de 17:00 a 20:00, de Lunes a Viernes, te responderemos lo antes posible dentro de ese horario. ¡Gracias!

× ¿Hablamos?